Ocurrió en la intersección de la avenida Brasil con Alberti. El inmueble se encontraba vallado y desalojado desde hace unos 20 días. Lo iban a demoler por la extensión del Metrobus.

Se trata de un edificio centenario que estaba en peligro de derrumbe desde hace ya tres semanas. La primera advertencia surgió desde la misma casa aunque estaba completamente tomada.