Profesionales del Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura se reunieron con vecinos de Punta del Agua para explicarles los trabajos a realizar. Durante el encuentro se firmó la conformidad del pliego de las obras a ejecutar.  

Luego de realizar una evaluación minuciosa de la estructura del templo, de la que participaron varios técnicos y profesionales, se pudo constatar el estado real de la capilla. A partir de ello, el Gobierno de la provincia decidió realizar una intervención que pretende conservar el campanario, el panteón y la sacristía. Su fachada conservará elementos históricos. Los dos muros laterales en situación de derrumbe serán reemplazados a nuevo mediante la utilización de materiales originales.

La “Capilla de los Funes” o “Capilla de la Virgen de las Mercedes” de Punta del Agua presenta un notable deterioro, tanto en sus muros laterales en estado de derrumbe, como en el hundimiento de cimientos, humedades, fisuras en vanos, desplomes, desplazamiento estructural, desprendimientos de revoques y  filtraciones.

Con el objetivo de conservar este tesoro arquitectónico, que data de más de 300 años, emplazado en una zona turística de la región noreste de nuestra provincia, se firmó el documento que autoriza al Ministerio a realizar las intervenciones pertinentes y recuperar la edificación.

Como primera medida, se apuntalará de manera completa todo el edificio y se realizará un relevamiento exhaustivo y preciso de cada detalle de la capilla. Del mismo modo, se realizarán estudios de suelo y un inventario de los elementos móviles y fijos a recuperar.

“Preservar este y otros tantos tesoros de la Puntanidad es una de las premisas del gobernador Alberto Rodríguez Saá. Tras la solicitud de la senadora, María Angélica Torrontegui, y la ministra de Turismo y las Culturas, Liliana Bartolucci, avanzamos en la intervención y puesta en valor de la capilla”, señaló el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich, quien agregó: “Su posterior mantenimiento será la clave de su vida útil y, sin duda, el padre Picca y los habitantes del lugar así lo harán”.

El paso del tiempo

La capilla de Punta del Agua es una valiosa reliquia de más de 300 años de antigüedad. Se trata de un tesoro arquitectónico que custodia desde el fondo de los tiempos este paisaje sencillo donde el tiempo se ha detenido a la vera del camino, arullado por el río Conlara.

Reviste una importancia atribuida por su antigüedad, por la resolución del techo, el panteón, su emplazamiento, por el arco cobijo en que se prolonga el techo de la nave hacia el exterior y por su bellísimo e inusitado campanario. En la capilla, según testimonio oral de viejos pobladores, se encuentran sepultados los restos de sus primitivos dueños. Detrás ella se observa el brocal de lo que debió ser un pozo de aljibe, lo que permite suponer que la capilla estuvo consustanciada con la casa que sirvió de primitiva vivienda a sus fundadores.