Marcelo Araújo, de 21 años, le confesó a la policía el asesinato de Francine dos Santos, de 22, después de seis semanas de dar rodeos y versiones falsas sobre lo que ocurrió en su casa del municipio de Várzea Paulista el 22 de diciembre pasado.

La pareja tenía dos hijos, una nena de cuatro y un varón de dos, y Araújo afirmó que no le gustaba compartir a su esposa con ellos ni costear los gastos que conlleva mantener a una familia, informó el sitio británico Mirror.

La noticia de un nuevo embarazo provocó una pelea de grandes proporciones entre Araújo y Dos Santos, y cuando parecía que la habían superado y volvieron a su dormitorio para un encuentro sexual el hombre apuñaló a la mujer y luego intentó quitarse la vida.