La localidad de Pieve Modolena, en el norte de Italia, vivió horas de tensión, luego que de Un hombre condenado en un maxi proceso contra la Mafia y que se encontraba prófugo se atrincherara este lunes con rehenes en una oficina de correos armado con un cuchillo.

Según las primeras informaciones, Francesco Amato de 55 años, habría hecho salir a todos los clientes que se encontraban en la oficina, pero mantuvo retenidos a cuatro empleados, entre ellos la directora de la sucursal.

Inmediatamente después llegaron al lugar agentes de policía, del cuerpo de carabineros y autoridades judiciales, que procedieron con las negociaciones.

Pero antes los agentes cortaron el tráfico en la calle y evacuaron las inmediaciones del edificio.

Amato es uno de los 125 condenados el pasado miércoles en primer grado en el proceso “Aemilia”, el mayor juicio sobre la infiltración de la Ndrangheta, la mafia calabresa, en regiones del norte de Italia. Fue condenado a 19 años de prisión pero desde que se dictara sentencia ha permanecido en paradero desconocido y ha eludido su ingreso en prisión.