La Policía de San Luis desarrolló un nuevo megaoperativo de seguridad a lo largo de toda la provincia. En esta oportunidad participaron 1.500 efectivos y 300 patrulleros de las seis Unidades Regionales y de las diversas divisiones de la fuerza.

El objetivo es prevenir el delito y resguardar a los ciudadanos y sus bienes. Durante la tarea, los policías controlaron la documentación de las personas y sus vehículos. El despliegue policial contó con una planificación en base a la información que arroja el mapa del delito. En esta ocasión, el desplazamiento policial fue conducido por el subjefe de la fuerza, comisario general Pablo Álvarez, y el jefe de la Unidad Regional I, comisario general Darío Sosa.

“Empezamos con otro megaoperativo, en esta ocasión con un agrupamiento importante de efectivos policiales y patrulleros en toda la provincia. En total trabajan 1.500 efectivos y 300 patrulleros. Es un gran desplazamiento que se enmarca en lo que nos apunta el mapa del delito y en jurisdicciones donde el delito ha crecido. Especialmente buscamos resguardar delitos contra la propiedad y sustracciones vehiculares”, afirmó el subjefe de Policía, Pablo Álvarez.