El Calbuco volvió a erupcionar y en Bariloche, como en toda la cordillera, se espera que las cenizas vuelvan a afectar el cielo y el aire del sur. Las imágenes muestran una poderosa columna de material saliendo por el cráter del volcán. Pero la dirección de los vientos hacen especular a los expertos con que la pluma podría dirigirse primero hacia el sur y afectar a El Bolsón, en Río Negro, a la zona cordillerana de Chubut y extenderse luego hacia la costa altántica.

Según informó el meteorólogo Enzo Campetella del sitio especializado “Tiempo Patagónico”, de continuar la dirección de los vientos, las cenizas podrían alcanzar la Península de Valdés. “Con las condiciones iniciales la inyección de ceniza será por debajo de los 8 mil metros, no alcanzando la segunda capa de la atmósfera que es la estratósfera”, indicó Campetella. A 5000 metros la velocidad del viento es de aproximadamente de 70 kilómetros por hora. Por lo que la nube de cenizas debería alcanzar Puerto Madryn en unas 9 a 10 horas.

Bariloche atraviesa uno de los días más luminosos de abril y los cielos permanecen azules después de varias jornadas en que el lago Nahuel Huapi permanecía oculto por una persistente capa de cenizas. Pero en cuestión de horas, al menos una fracción de las cenizas podría alcanzar esta localidad y el resto de la región. Los vuelos de Aerolíneas y LAN ya fueron cancelados en Bariloche y en Neuquén. En realidad, Neuquén no recibe vuelos desde que erupcionó el volcán el miércoles pasado.

Se espera que en unos minutos se reúna el Comité de Emergencia de Bariloche, con la intendenta María Eugenia Martini a la cabeza para definir el plan de acción. En cualquier caso las acciones de contingencia incluyen repartir mascarillas en los barrios y la recomendación de no salir de los hogares. Es de esperar que sin las cenizas invaden la ciudad también sean suspendidas las clases y la actividad administrativa.

Por ahora las rutas del sur y los pasos fronterizos lucen despejados pero tampoco es aconsejable su tránsito porque la pluma podría caer sobre la zona en cuestión de horas obstaculizando la visibilidad. Las localidades de Junín de los Andes y Piedra del Aguila -a mitad de camino entre Bariloche y Neuquén- fueron algunas de las más afectadas por las primeras dos erupciones del volcán y en sus calles y áreas aledañas se observaba una gran cantidad de cenizas convertida en una carpeta blanca. Hasta ahora el Calbuco había emitido alrededor de 210 millones de metros cúbicos de cenizas.