Lucas Gómez, principal sospechoso de la violación y asesinato de su hijastra Florencia Di Marco, se suicidó en la tarde del miércoles en su celda de la cárcel de máxima seguridad de Pampa de las Salinas. Lo confirmó Hugo Scarso, interventor del Servicio Penitenciario de la Provincia.

Los guardias se percataron de su deceso cuando hacían el recuento de internos. El hombre estaba sospechado de haber violado y ahorcado hasta la muerte a Florencia, de 12 años el pasado 22 de marzo. Múltiples pruebas se encontraron en su contra y había dado muestras de su ADN a la justicia, para cotejarlo con los restos hallados en el cuerpo de la niña.

La investigación develó una situación de abuso que sufría Florencia desde hace tiempo. Violada por su padrastro e ignorada por su madre, la niña “vivió un verdadero calvario”, expresó Virginia Palacios, una de las juezas que estuvo a cargo del caso.