Foto: web

El jefe y el subjefe de la Unidad Nº 2 “Procesados Mayores” de la Penitenciaría Provincial, fueron separados del cargo, en tanto se investiga la conducta y accionar de 43 agentes penitenciarios por la muerte del interno Diego Ernesto Gil. La medida que adoptó el jefe del servicio, fue comunicada por González, quien aclaró que ahora “las responsabilidades se van a determinar por el camino del sumario administrativo”.

Tras dar detalles de tres resoluciones firmadas por Gimenes, el titular de la cartera de Seguridad informó que de manera paralela se ha dispuesto que se revisen todos los protocolos médicos de la Penitenciaría para establecer si se procede de manera adecuada con las personas privadas de la libertad. “Si hay que actualizarlos, lo vamos a hacer”, prometió.

De acuerdo a lo establecido en el certificado de defunción, Gil falleció el 6 de septiembre como consecuencia de un “shock séptico refractario a causa de una neumonía bilateral”. Para establecer si hubo algún tipo de negligencia en el accionar del personal penitenciario, el titular del Servicio le dio intervención al Programa Sumarios Administrativos.