La Dirección de Serba recurrió a la compra de un detector de válvulas y tuberías para suplir la falta de planos de la ubicación de las principales válvulas que regulan el caudal del agua potable que circula por la red que abastece a los hogares de San Luis.

“Se trata de la compra de una varilla magnética que pesa menos de un kilo y sirve para detectar tuberías enterradas bajo tierra o asfalto. Sirve para detectar conexiones de agua, pero también sirve, por ejemplo, para detectar cables de teléfono”, dijo César Cabrera, director de Serba. “El señor Intendente ordenó la compra de este aparato porque la gestión anterior antes de irse, hizo desaparecer los planos con las ubicaciones de las válvulas y también algunas de ellas fueron tapadas con pavimento”, concluyó César Cabrera.