El entrenador argentino consideró luego de que su equipo obtuviera el pase a las semifinales de la Copa América que “hoy mantuvimos el nivel en los 90 minutos, lo hicimos bien cuando tuvimos que retroceder. Si tengo que encontrar un punto débil fue que no convertimos. Eso forma parte del juego, pero no me imagino estar hablando habiendo perdido este partido. Fallamos en la definición, pero en la búsqueda, en sostener el ritmo del partido durante todo el desarrollo lo hicimos bien”.

Luego se refirió al momento dramático de los penales “les dije que lo íbamos a ganar en los penales, no le podía decir que lo íbamos a perder. Tenía ganas de decirles lo bien que jugaron, si perdíamos hubiese sido una gran injusticia. Ellos se esfuerzan, tenemos un grupo de futbolistas impresionantes. En el aspecto físico tenían razón ellos, hoy corrieron todo el partido”.

Posteriormente evitó mencionar detalles del lamentable arbitraje, que permitió golpes durante todo el encuentro por parte de Colombia, sin amonestar cuando era debido, y en cambio tuvo la “amarilla fácil” para cualquier falta que vinculara a los jugadores argentinos “ya lo dije ayer, no voy a hablar más. Les toca a ustedes hablar, todos vieron lo que pasó”.

“Colombia quería jugar otro partido y nosotros se lo impedimos. Eso pasa en el fútbol, muchas veces vos querés jugar de una manera y el rival te lo impide”, agregó.

Finalmente, el entrenador reflejó el momento de la definición que justamente le tocó a Carlos Tevez, quien falló el penal que en 2011 dejó afuera a Argentina en Rosario “al final le tocó a él, a pesar de que dimos tantas vueltas para que no le tocara definir a Tevez. El fútbol tiene esas cosas, si vos las planificás para que sucedan de una manera, no pasa así”.