Foto: web

Los 600 choferes que representa la Unión Tranviarios Automotor (UTA) en San Luis viven una incertidumbre total, ya que todavía no tienen ninguna certeza de cómo va a continuar el sistema de transporte público urbano e interurbano, luego de la decisión que tomó el gobierno nacional de dejar de enviar los subsidios a las provincias.

El interventor del gremio hasta el 30 de diciembre, Alberto Ayala, señaló que “es de público conocimiento que el subsidio no aparece; el gobierno nacional no dice si se va a hacer cargo de alguna parte, ni cuánto va a enviar. La verdad es que no sabemos nada. Estamos en una incertidumbre total”.

Alguna decisión se podría conocer el lunes próximo, cuando el ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, mantenga una reunión con la secretaria de Obras de Transporte de la Nación, María López Menéndez.