Un sombrero, anteojos y una guitarra hiperafilada. Con eso, su elegancia y humildad, son todas las armas que tiene Skay Beilinson, ex guitarrista de “Los Redondos”, para desplegar un show potente anoche. El músico junto a su banda “Los Fakires” presentó el disco “El engranaje de cristal” en el Salón Alma Multiespacio.

La primera presentación en San Luis se produjo con las mejores canciones de su repertorio solista. Sólo apeló a la “emotividad ricotera” en dos oportunidades. Y son demasiado. “Ji ji ji” fue el ocaso para el parate momentáneo y “Esa estrella era mi lujo”, una delicia para los soñadores.

Los adoradores mendocinos, sanjuaninos y cordobeses coparon el frente del escenario con banderas y pogo. Al famoso bis, Skay le agregó una canción más ya que mientras su banda saludaba, el público le pidió “una más y no jodemos más”. Accedió con una sonrisa enorme y una promesa de regreso.

Quizás lo único malo fue la tardanza del comienzo, casi dos horas después de lo señalado, pero el cancionero de casi 120 minutos hizo olvidar cualquier bronca. Los jóvenes disfrutaron a su manera. La cultura del reviente, alcohol y sustancias dulzonas, hizo que algunos de ellos se desmayaran antes del inicio, generaran peleas en pogos o miradas perdidas en las llanuras. Parece que la música pasa a un segundo plano para ciertos “rockers”.

Fuente: El Diario de la República.