EL COSTO DE VIDA Será en forma gradual desde junio hasta octubre por el acuerdo paritario de un 29,6%. Pero los consorcios estiman que el salario crecerá hasta un 40% por el incremento de las tareas adicionales.

El principal gasto de quienes viven en edificios volverá a encarecerse. El gremio de los encargados de edificios acordó una suba del 29,6% que se aplicará por partes desde el mes que viene. Así, las expensas en los consorcios sufrirán un nuevo incremento.

El anuncio fue confirmado por Víctor Santa María, el titular de la Federación Argentina de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontales (FATERYH). Si bien el acuerdo aún debe ser homologado por el Ministerio de Trabajo, en los últimos años siempre se terminó cumpliendo lo que el gremio anunciaba. No hay que olvidar que Santa María es presidente del PJ porteño.

En un comunicado, el gremio explicó que acordaron con las cámaras de administradores una suba con el siguiente esquema: primero se pagará una suma fija de $ 2.400, que se distribuirá en una cuota de $ 500 en junio, $ 900 en julio y $ 1.000 en agosto. Tras esto, al nuevo básico se le aplicará un 20% en septiembre y un 8,5% acumulativo en octubre. Así, según el cálculo del sindicato, la suba terminará en el 29,6%.

El problema es que el aumento terminaría siendo mayor. Alicia Giménez, presidenta de la Unión de Consorcistas de la República Argentina, explicó: “Las subas son acumulativas, y además se aplican también en los adicionales que reciben los encargados, por ejemplo por sacar la basura y llevarla hasta los contenedores. Así, el aumento terminará en un 40% o más ”.

Aún más duro fue Samuel Knopoff, presidente de la Federación de Asociaciones de Consorcios: “Esto es un nuevo abuso. Denunciamos que esto es un genocidio para la gran cantidad de jubilados que viven en edificios y sólo recibieron un 11% de aumento. ¿Qué quieren, terminar con la clase media? Además, como siempre, estos acuerdos los firma el gremio con las asociaciones de administradores pero a los consorcistas nos siguen dejando afuera de la mesa paritaria”.

Entre el salario y las cargas sociales, el dinero que se gasta en el encargado representa entre el 60% y el 80% del total de las expensas, según las asociaciones de consorcistas. Por eso, cualquier aumento impacta mucho en el costo mensual, especialmente en los edificios chicos que dividen los gastos entre pocos departamentos. De hecho, en los últimos años son cada vez más los consorcios, especialmente en edificios nuevos, que no contratan un encargado sino una empresa de limpieza. En otros casos, cuando el portero se jubila o si no vive en el edificio, alquilan su vivienda para pagar parte de las expensas.

En aquellos que no tienen más remedio que pagar las subas, la contracara es el aumento en la morosidad. “En el último año hubo edificios que incrementaron hasta un 100% sus expensas”, aseguró Giménez. Otro efecto es que se postergan o suspenden reparaciones que se pensaba hacer en los edificios, y que hasta pueden comprometer la seguridad.

A los sueldos de los encargados hay que sumarles otros gastos que también se incrementaron producto de la inflación, como los seguros obligatorios, los abonos de mantenimiento de ascensores, de matafuegos, etc. Los consorcios además tienen que pagar un curso de capacitación en seguridad e higiene que cuesta $ 700 por año, y que dicta el SERACARH, un servicio de resolución de conflictos que armaron hace cuatro años las asociaciones de administradores. Además, desde el año pasado los consorcios tienen que pagar $ 250 anuales por cada ascensor, de acuerdo a una disposición del Gobierno porteño, para financiar los controles de seguridad de los aparatos.