Los metrodelegados liberaron los molinetes de la estación Lacroze de la línea B de subtes este lunes para exigir respuestas ante los pedidos de mejoras en las condiciones laborales y también por la presencia de asbesto, un material cancerígeno, en la red de subterráneos.

La medida de fuerza, que comenzó a las 7 de la mañana no afecta el normal funcionamiento ni el recorrido de la línea B, que une Juan Manuel de Rosas y Leandro Alem.

Los pasajeros ingresan a la estación y toman las formaciones sin demoras. La liberación de molinetes apunta a visibilizar los reclamos gremiales sin provocar un perjuicio a los ciudadanos.

Sin embargo, los metrodelegados evalúan profundizar la protesta y realizar un paro si la empresa no responde a los reclamos.