No ocurría desde 1979. Los hombres fueron heridos y no pudieron continuar. Uno de ellos de gravedad.

Una jornada histórica ocurrió ayer en Madrid, cuando una corrida de toros debió suspenderse luego de que tres toreros fueran corneados y no pudieron seguir con el espectáculo.

Los asistentes a la corrida del martes en la plaza de las Ventas vieron como los tres matadores del cartel resultaban heridos uno tras otro obligando a una “suspensión histórica” del festejo, algo que no ocurría desde 1979.

“Drama en Las Ventas”, tituló hoy el diario local ABC. El periódico El Mundo no se quedó atrás con el título de la noticia: “Vientos de muerte, orgía de sangre”.

“En los 68 años de historia de San Isidro se suspendieron dos corridas por cogidas de los matadores, ambas en 1979, con dos días de diferencia”, explicó la plaza de Las Ventas en un comunicado.

La décimo segunda corrida de la Feria de San Isidro comenzó de forma dramática con la terrible embestida del animal sobre David Mora. El toro le enganchó del pecho y lo zarandeó durante varios segundos, hiriéndole en el muslo izquierdo, describió la prensa española.

Mora estaba siendo operado para detener la hemorragia y su herida es “muy grave”, informó Canal Plus, ya que tiene la arteria femoral afectada. Mientras el desafortunado torero estaba en el quirófano la corrida prosiguió, pero el matador Jiménez Fortes fue también lesionado por el toro al recibir una corneada con una fuerte contusión en un tobillo y en una rodilla.

Por último, le ocurrió a Nazaré, quien padece una herida cortante en el muslo derecho, pero logró cumplir su tarea. Dos toros fueron los que desarticularon la jornada, que fue suspendida ante la imposibilidad de los matadores de continuar.