Los 11 nenes y su entrenador de fútbol rescatados hace más de dos semanas de una cueva del norte de Tailandia, en la que habían quedado atrapados, iniciaron las ceremonias para ordenarse como monje budista.

El grupo llegó al templo Phra That Doi Wao, en la norteña provincia de Chiang Rai, para participar de una serie de retos y ofrendas espirituales, que continuará esta tarde con los ritos de purificación, en los que se afeita el pelo de los futuros monjes.

Los actos terminarán en otro recinto religioso de la región, donde permanecerán ordenados hasta el próximo 3 de agosto, informó en un comunicado el gobierno provincial.