Un hombre que llevaba encima alrededor de 1.000 cigarrillos de marihuana fue detenido en la Ciudad libre de Christiania, en Copenhague tras subirse por error a un patrullero de la policía creyendo que se trataba de un taxi.

“Anoche un traficante de cannabis de Christiania que quería llegar rápidamente a casa se subió a un taxi. Recibió una gran sorpresa cuando se dio cuenta de que en realidad era un coche de policía en el que estaba sentado”, comunicó la policía local en su cuenta de Twitter.

“Los policías estaban contentos de verlo, ya que cargaba alrededor de 1.000 porros”, cierra el mensaje de la policía.

Aunque las autoridades inicialmente dijeron que el hombre sería multado, un tuit posterior advirtió que podría pasar tiempo en la cárcel.