Quitar un animal de su hábitat natural implica una modificación en el orden del ecosistema; esto se debe a que cada ejemplar posee una función dentro del equilibrio medioambiental. Dentro de este complejo entramado, los animales silvestres cumplen un rol fundamental, razón por la cual en San Luis su apropiación está prohibida por ley.

El lunes en horas de la tarde, a raíz de una denuncia anónima por tenencia de un animal silvestre, se llegó a un establecimiento productivo ubicado en la zona de Juan Llerena. En el lugar se hizo presente un equipo conformado por la División Policía Ecológica y Ambiental, en conjunto con su veterinaria y dos integrantes de la Secretaría de Medio Ambiente.

Una vez que se pusieron en contacto con el administrador del establecimiento, se logró ingresar al casco del campo, donde se encontraba un puma de aproximadamente cuatro meses de edad atado con una cadena. En el medio de la oscuridad y alumbrados por linternas, se logró ingresar el animal en una jaula de transporte preparada para estas situaciones y luego de labrar las actuaciones correspondientes se trasladó al Centro de Conservación de Vida Silvestre (CCVS).