El sismo de magnitud 7,0 en la escala de Richter que sacudió Alaska este viernes por la mañana causó pánico y severos daños en la ciudad, con rutas, edificios y muchas viviendas destrozadas.

En las redes sociales y en los canales de televisión se difundieron imágenes con terribles secuelas del sismo, aunque por el momento no se han reportado víctimas ni daños importantes.

Según los datos publicados por la agencia estadounidense de geología (USGS), el terremoto ocurrió a las 8.29 (hora local) a 13 km de Anchorage , capital de Alaska y a 41 km de profundidad, y fue seguido por réplicas durante varios minutos.

“El sismo fue lo suficientemente fuerte como para tirar objetos de las estanterías y hacer temblar hogares en toda la región”, señaló el Anchorage Daily News, el principal periódico de Alaska.

En varias imágenes colgadas en Twitter se pueden ver estanterías vacías, y lámparas y árboles sacudidos por el temblor de la tierra, mientras que numerosos vecinos se quedaron sin luz.