En su presentación oficial, el Apache reconoció que se fue a los 20 años porque el contexto lo había superado: “Hoy vuelvo distinto, tengo que ser el ejemplo de mis compañeros”. Además, le dio un fuerte apoyo al presidente Angelici y dijo que “Riquelme es el máximo ídolo de la historia del club”.

Carlos Tevez no dudó al decir que llega a Boca en el pico de su carrera. “Vuelvo en mi mejor momento. Estoy mejor que nunca física y mentalmente”, lanzó el flamante refuerzo del equipo de Rodolfo Arruabarrena durante la conferencia de prensa en la que fue presentado y firmó su contrato.

“Me fui con 20 años porque me había superado el ´mundo Boca´ pero ahora lo voy a superar. Antes me aconsejaban a mí, hoy tengo que aconsejar yo, estoy más maduro”, reconoció el ex Corinthians, West Ham, Manchester United, Manchester City y Juventus. “Vengo completamente distinto”, resumió. También admitió su ansiedad por debutar este fin de semana ante Quilmes: “Si fuera por mi entraba ayer (en el partido ante Sarmiento). Ya quiero estar entrenando con mis compañeros y que llegue el sábado para demostrar que estoy bien”.

Otras frases de Tevez:

“Hace un año ya se me pasaba por la cabeza volver a Boca”.

“Estaba la posibilidad de ir al Atlético, me había llamado el Cholo Simeone, que estaba muy interesado, pero tenía una meta que era volver a mi casa”.

“Yo con este frío estaría en casa tranquilo, calentito. Les tengo que agradecer a la gente dentro y fuera de la cancha”.

“El ‘presi’ (por Daniel Angelici) ha hecho mucho para hacer este sueño realidad. Ahora hay que convencerlo de que se quede. Él me trajo y quiero que se quede con nosotros”.

“Me voy a adaptar a lo que el técnico me diga. No digo: ‘Quiero jugar en tal lugar'”.

“Yo vengo a hacer mi historia y tratar de seguir ganando campeonatos con el club”.

“Veo un fútbol argentino en el que se lucha cada pelota”.

“Román (Riquelme) es el máximo ídolo, siempre dice que la 10 va a ser de él y es así. Yo no vengo a hacer mi historia”.

“Me dieron la bienvenida a Argentina: miré futbol todo el día hasta las 9, cuando iba a jugar Boca y se me cortó la luz”.

“La gente de Boca se identifica conmigo y yo con la gente de Boca. En cada cosa importante que me pasaba pensaba en Boca. Yo siempre me levantaba y acostaba pensando qué día va a volver”.

“Yo me tengo que adaptar a mis compañeros, son compañeros nuevos, un estilo de juego diferente”.

“En los últimos dos años en Italia aprendí mucho, crecí mucho como jugador, como referente de un plantel, he crecido muchísimo”.

“Este es el momento más feliz. No se compara con nada”.