La empresa neozelandesa que probó una reducción de la semana laboral anunció que adopta el sistema porque los resultados fueron exitosos.

El experimento se hizo durante marzo y abril. Perpetual Guardian, una administradora de fideicomisos, testamentos y patrimonios, ofreció a los 240 integrantes de su personal trabajar 4 días y cobrar por 5. Y encargó un estudio a 2 expertos.

El profesor Jarrod Haar, de la Universidad de Tecnología de Auckland, le dijo a The New York Times que había constatado que los empleados mejoraron un 24% el equilibrio vida-trabajo.

Con este esquema, la gente pudo tener más tiempo familiar o dedicarse a actividades que tenía ganas de hacer, como cocinar y cuidar el jardín. Entonces volvía al trabajo con otro ánimo y andaba mejor.