Máximo Jiménez Vilcayaure, de 24 años, terminó hospitalizado con apenas unos golpes en el cuerpo y una fractura en el brazo.

El hecho, que los medios peruanos calificaron de “milagro en medio de la tragedia”, tiene una explicación. Según dijo el director del Hospital de Chancay, Víctor Virú, Jiménez Vilcayaure saltó por la ventana del autobús segundos antes que volcara y cayera en un abismo de 250 metros en el acantilado de Pasamayo.

De acuerdo al noticiero 24 horas, Jiménez hasta pudo llegar por sus propios medios al hospital en un taxi. El joven, que por el momento no quiere hablar con nadie, se encuentra estable pero en observación para descartar un traumatismo encéfalo craneano.

Jiménez uno de los seis sobrevivientes de la tragedia, muchos de los cuales tienen múltiples fracturas y fueron trasladados en helicóptero a dos hospitales del Callao, confirmó el vicecomandante general del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, Larry Lynch.