La Pulga se pude convertir en el jugador argentino más ganador de la historia en Berlín, donde la Argentina sufrió la eliminación del Mundial 2006.

NICH.- Esteban Cambiasso suma 23 títulos. Dio vueltas olímpicas con River, Real Madrid, Inter y la selección juvenil. Lionel Messi , otro coleccionista de celebraciones, ya festejó 23 veces entre Barcelona, la Sub 20 argentina y la selección olímpica. Tras cuatro años, Barcelona regresa a la final de la Champions y Leo irá por otro récord: convertirse en el futbolista argentino con más títulos de la historia. A los 27 años, la Pulga tiene tiempo para pulverizar otra marca. Una sana costumbre.

Después del título europeo en la temporada 2010/11, el conjunto blaugrana regresa a una final de Champions League. Alcanzó la semifinal en 2011/12 y 2012/13 y, con Tata Martino en el banco, se quedó afuera en cuartos de final en 2013/14. Lo que podría ser una etapa excepcional para otro equipo, para el club español fue una pequeña crisis, una sequía inesperada tras el ciclo de Pep Guardiola. Y que ahora, con Luis Enrique en el banco, se cortó frente al mismísimo Pep. La serie semifinal ante Bayern Munich no sólo quedará en la memoria por los golazos de Messi, la cadera de Boateng o el poder ofensivo de MSN (la sigla que representa a Messi, Suárez y Neymar), sino que marca la vuelta de un gigante que parecía dormido.

Mientras espera por su rival para la final de Berlín, que se disputará el sábado 6 de junio, Barcelona sueña con alcanzar la quinta Champions (que puede significar la cuarta en la Era Messi) en otro año en el que aspira al ‘sextete’. Ya en el primer semestre, los blaugranas se pueden llevar Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones.

El partido decisivo será en el estadio Olímpico de Berlín, un lugar “especial” para el rosarino. Allí, la Argentina quedó eliminada del Mundial Alemania 2006. Fue el 30 de junio de 2006, tras el 1-1 y los tiros desde el punto del penal. Su lamento por no haber ingresado quedó para la posteridad.