Lionel Messi se despachó con tres goles en el estreno del Barcelona en la Champions League ante el PSV de Holanda.

La Pulga se hizo cargo de un tiro libre en la puerta del área cuando el reloj marcaba la media hora inicial del compromiso. Acomodó la pelota y apenas precisó de dos pasos para darle impulso a su remate de zurda, que se colgó del ángulo superior izquierdo del arquero Jeroen Zoet, quien no pudo siquiera acercarse a la pelota a pesar de su esforzado vuelo.

A los 77 minutos, el argentino tomó de primera con la cara interna de su pie un pase de volea de Ivan Rakitic y estampó el balón contra el segundo palo.

El tercer grito llegó cuando restaban apenas tres minutos para el final: Luis Suárez habilitó entre líneas a Leo y este definió de derecha ante la salida del portero.