Las víctimas son un chico de 13 años y un joven de 22. Ocurrió durante los allanamientos en Cisjordania para encontrar a los tres israelíes secuestrados.

Las tropas israelíes mataron ayer a dos palestinos, un chico de 13 años y un joven de 22, en el marco de los allanamientos que vienen realizando en ciudades palestinas para encontrar a tres adolescentes israelíes secuestrados hace una semana en Cisjordania. Las muertes hicieron crecer la tensión en la región y reavivaron la vieja enemistad entre ambos sectores.
El operativo comenzó hace siete días y la falta de resultados tangibles, más allá de la detención de unas 300 personas –la mayoría relacionada con la rama civil del movimiento islamista Hamas– comienza a desesperar tanto al gobierno israelí como a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).
Los militares israelíes ya realizaron más de un millar de allanamientos en Cisjordania. En una de esas acciones mataron a Mustafa Hosni Aslan, un joven de 22 años que recibió un disparo en la cabeza cuando protestaba ante la incursión durante la madrugada de unidades especiales israelíes en el campamento de refugiados de Kalandya, al este de Ramallah. Otros dos jóvenes resultaron igualmente heridos de bala, uno en el estómago y otro en un costado del torso.
En una acción similar, perdió también la vida Mahmud Yihad Dudin, un chico de trece años que se resistía a los allanamientos militares en Al Dura, al sur de la ciudad palestina de Hebrón, la más poblada de Cisjordania. Fuentes médicas informaron que Dudin fue alcanzado por un balazo en el pecho cuando participaba en la protesta.
Una situación parecida se vivió en el campo de refugiados de Deheisah, en Belén, donde cuatro palestinos, entre ellos un niño, resultaron heridos cuando unos 150 soldados irrumpieron y comenzaron a registrar decenas de viviendas.
El gobierno israelí dijo que está dispuesto a seguir con este método de presión sobre los palestinos para que liberen a los tres estudiantes rabínicos desaparecidos hace una semana cuando hacían dedo cerca de la colonia de Gush Etzion, vecina a Hebrón. Si bien hasta el momento nadie reivindicó el hecho, los servicios secretos de Israel consideran que el autor del secuestro es el movimiento Hamas..
Desde el día siguiente las fuerzas de seguridad israelíes pusieron en marcha un operativo que han ido ampliado a toda Cisjordania y en el que fueron detenidas más de 300 personas, en su mayoría miembros del movimiento islamista. El objetivo del operativo fue cambiando y ahora comprende también destruir la infraestructura civil de Hamas en Cisjordania, una misión que de prolongarse podría volverse en contra del propio Israel, según coinciden analistas políticos.
Fuente: EFE, AFP, AP y DPA