El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrentó este martes el discurso del estado de la Unión hablando de las mejoras económicas de su país durante su gobierno: indicó que los salarios aumentaron y el nivel de desempleo bajó considerablemente.

Trump llegó a la cita -una fecha clave en el calendario político en Estados Unidos- en medio del juicio político en su contra, tras una serie de escándalos que marcaron su mandato.

De todas maneras, el mandatario entró al Capitolio fortalecido por una encuesta que mostró que su nivel de aprobación está en un máximo histórico de 49%, en un momento de desconcierto de sus rivales demócratas.

Un hecho significativo de su tercer discurso del estado de la Unión fue la presencia del líder opositor venezolnano, Juan Guaidó.

«Estamos respaldando las esperanzas de los cubanos, nicaragüenses y venezolanos para restaurar la democracia, y los EEUU está dirigiendo una coalición de 59 naciones contra el dictador socialista de Venezuela, Nicolás Maduro», afirmó Trump con tono enérgico.

Y agregó que «Maduro es un gobernador ilegítimo, un tirano que brutaliza a su pueblo, pero la tiranía de Maduro será destruida y quebrantada».

Luego saludó a Guaidó: «Aquí esta noche hay un hombre muy valiente que lleva consigo la esperanza, los sueños y aspiraciones de todos los venezolanos. Con nosotros acá en esta sala tenemos al presidente verídico y legítimo de Venezuela, Juan Guaidó. Señor presidente, por favor, llévele este mensaje de vuelta a su pueblo».

Guaidó fue ovacionado tanto por republicanos como demócratas.