Luther Jones es bombero. Estaba respondiendo a otra emergencia que finalmente resultó ser una falsa alarma, cuando le contaron que la guardería en la que dormían sus hijos se había prendido fuego. En total murieron cinco nenes, tres de los cuales eran sus hijos. Todos tenían entre 8 meses y 7 años de edad.

Según las primeras informaciones, se cree que el incendio pudo ser causado por una sobrecarga eléctrica. Las autoridades dijeron que encontraron muchos cables conectados debajo del sofá de la sala.

Lo que sí han podido confirmar los oficiales es que cuatro de los cincos menores de edad que fallecieron eran hijos de un bombero de la ciudad: Luther Jones no sabía que sus hijos estaban atrapados en un incendio a solo unas cuadras de distancia.

Las autoridades también confirmaron que Elaine Harris, la dueña del lugar, aparentemente sufrió quemaduras y fue llevada en helicóptero desde el Centro de Trauma UPMC Hamot a la Unidad de Quemados del Hospital Mercy en Pittsburgh. Su hijo fue uno de los cinco menores de edad que murieron.

El Departamento de Bomberos de Lawrence Park publicó en sus redes sociales que se habilitó una cuenta para las personas que quieren ayudar a la familia del bombero Jones, quien ahora enfrenta extensos gastos económicos relacionados al funeral de sus hijos.

«El Departamento de Bomberos de Erie envía sus condolencias a las familias, deseamos haber podido hacer más, hicimos todo lo posible, simplemente no obtuvimos el resultado que esperábamos», declaró el portavoz de los bomberos.