Un chico de 15 años estrelló una camioneta Porsche contra un kiosco y se incrustó en el mostrador donde se encontraba uno de los empleados. Afortunadamente, nadie resultó herido grave.

El episodio ocurrió alrededor de las 6 en la avenida Cabildo al 600, en Belgrano. El adolescente iba acompañado por tres amigos y conducía a alta velocidad.

Tras el accidente, los chicos escaparon y luego apareció el conductor argumentando que «se le había trabado una rueda».