Fue en un colectivo de la línea 161 a la altura de Panamericana. Un hombre entró en paro cardiorespiratorio. El chofer le practicó RCP y antes de que llegara la ambulancia volvió a respirar.

Jorge González estaba viajando junto a su hija en el 161 cuando a la altura de Panamericana comienza a sentirse mal y se descompensa. La chica comienza a desesperarse. Los pasajeros le avisan al chofer que inmediatamente desaloja la unidad para darle aire. Apenas lo vio, Iván, colectivero de la linea 161, llamó a la ambulancia. Notó que no respiraba. “Tranquila”, le dijo a la hija del hombre que no dejaba de llorar.