Este martes a la madrugada, un colectivo con matrícula colombiana, que se dirigía a la ciudad de Quito, Ecuador, perdió el control en una curva e impactó contra tres casas. De los 38 pasajeros, 24 fallecieron y 18 resultaron heridos. La mayoría de ellos eran colombianos y venezolanos.

Según detalló Christian Rivera, director del Comité de Operaciones de Emergencia de Quito, tres de los fallecidos son niños y agregó que “el choque se produjo en una pendiente descendente y el autobús impactó contra tres viviendas, una de las cuales quedó destruida, sin que se reporten víctimas en las casas afectadas”.

La vía Pifo-Papallact es la carretera donde ocurrió el accidente. Según estiman habían recorrido 190 kilómetros, viajaban dentro del país desde el paraje Cantón Lago Agrio hasta Quito. Estaban a 30 kilómetros de su destino cuando las pronunciadas curvas que la caracterizan provocaron otro accidente fatal. Las llaman “las curvas de la muerte”. Ya que los accidentes son frecuentes, en el 2006 fallecieron 46 personas en el mismo lugar.

“Nuestros equipos de emergencia acudieron al lugar para apoyar en las tareas de rescate. Extendemos nuestra solidaridad a las familias”, se solidarizó Mauricio Rodas, alcalde de Quito, en una publicación de twitter.