Un enorme iceberg más grande que Los Ángeles se separó de la plataforma de hielo Amery en la Antártida, el más grande en más de medio siglo.

El iceberg, nombrado D-28 por los científicos, se rompió de la plataforma en el este de la Antártida el 26 de septiembre. Mide 1.636 kilómetros cuadrados de área y tiene 210 metros de espesor.

Ahora, el iceberg será rastreado porque representa un peligro potencial para los barcos.

Los científicos creen que el proceso de rompimiento es un fenómeno natural y no está relacionado con el cambio climático.

El rompimiento de la semana pasada, observado en imágenes satelitales, no tendrá un impacto en el nivel del mar, dicen los investigadores.