Una adolescente de Manchester, en el Reino Unido, recibió un golpe tan fuerte que quedó tendida en la vereda incapaz de reaccionar. El agresor fue un hombre al que ella había rechazado minutos antes en un boliche.

Gabrielle Walsh, de 18 años, ya se había sacado los tacos y estaba lista para irse del boliche acompañada por su amigo, Kyle McKeown, cuando un hombre le hizo un avance. La joven fue clara: no estaba interesada en él.

La joven logró zafarse de la situación, pero una vez en la calle el hombre los persiguió junto con dos amigos e increpó a su acompañante. El altercado se volvió físico enseguida, como se ve en las imágenes publicadas por la policía de Manchester.