Rusia y Ucrania hacen frente desde a su peor crisis en los últimos años luego que Moscú capturara en la noche del domingo tres embarcaciones de la marina ucraniana. El inesperado incidente provocó el rechazo de la comunidad internacional y llevó a que el gobierno de Kiev, temiendo una escalada militar, hiciera aprobar por el Parlamento una ley marcial con validez por 30 días en todo su territorio.

Durante una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, la embajadora estadounidense Nikki Haley denunció una “acción ilegal” de Rusia que imposibilita “una relación normal” entre Washington y Moscú. “Rusia utilizó directamente la fuerza militar contra Ucrania. Lo que pasó ayer es muy serio”, criticó a su vez el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras una reunión de emergencia de ese organismo en Bruselas.