Foto: web

El futbolista Marcos Fernández, actualmente en San Martín de San Juan, debió abandonar la localidad santafesina de Matilde ante la hostilidad de algunos vecinos que le reprocharon que haya ido a continuar allí el aislamiento preventivo por el coronavirus.

Fernández, surgido en Colón de Santa Fe, pudo volver a su localidad natal hace un par de días gracias al permiso extendido por el gobierno nacional a quienes se encontraban varados lejos de sus hogares.

Pero no fue bien recibido por algunos de los habitantes de Matilde, localidad del departamento Las Colonias situada a 35 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.

El mediocampista publicó un escrito en su perfil de la red social Facebook, en el que señaló que «tristemente nos encontramos con gente a la cual no le cayó bien que yo pueda volver, y se encargó por completo de sacarme (o mejor dicho echarme)».