Foto: ANSL

El proyecto de ley “Un matrimonio, un terreno” establece que todo puntano o puntana que contraiga matrimonio, en la forma establecida por la legislación, tiene derecho a un terreno. Además, aquellos que no hayan nacido en San Luis, para acceder al beneficio tendrán que tener una residencia mínima de 10 años en la provincia.

El titular del Ejecutivo puntano, además, explicó que estos terrenos, que tendrán que tener accesos a la energía eléctrica, agua potable y cloaca, podrán ser entregados por los municipios o por la provincia.

“Si se hace cargo la Provincia, hay que ver que no se haga un negocio inmobiliario, sino que sea una saludable política social y que cada uno tenga un pedazo de tierra”, manifestó Rodríguez Saá, quien concluyó: “Todo puntano que contraiga matrimonio tiene que tener su tierra, su lugar”.