El cirujano Pedro Cavadas extirpó a un niño africano de 10 años un tumor craneofacial no maligno que formaba una masa más grande que su cabeza y que, de no ser intervenido, le habría causado “una muerte en muy malas condiciones y relativamente pronto”.

El caso de Emmanuel, con un fibroma osificante gigante de base de cráneo, llegó a la Fundación Cavadas a través de una entidad que tiene una clínica en el Congo y no podía abordar una intervención tan compleja ya que el tumor, que seguía creciendo, le impedía ver y hablar.

Su padre, Jules Mbulá, ha explicado que Emmanuel lleva cinco años con el tumor y ha pasado por muchos hospitales sin encontrar una solución. “Siempre me preguntaba cuándo lo iban a operar”, ha relatado.

“Con las dos cirugías pudimos quitar todo el tumor y reconstruirle. Ha ido todo muy bien”, ha destacado Cavadas, quien ha indicado que en pocos días regresará a su país y allí se le reconstruirá la nariz y se le pondrá dentadura.