Días antes le había contado a su madre, quien compartió la trágica historia para concientizar a los demás. “Cuatro días en la escuela es todo lo que le tomó, los niños le decían que se matara”, dijo la mamá.

Jamel Myles, un nene de 9 años, se quitó la vida en su casa de Denver, en Colorado, el pasado jueves, pocos días después de haberle contado a sus compañeros de colegio que era gay.

Su mamá, Leia Pierce, contó que un día de las vacaciones de verano iban en el auto cuando el pequeño le dijo que era gay. Ella le contestó que “siempre lo iba a amar”. Le avisó además que quería comenzar a vestirse “más como una mujer”.

Al poco tiempo, decidió contárselo también a sus compañeros de cuarto grado del Joe Shoemaker Elementary School en Denver y fue víctima de un cruel y despiadado bullying que tuvo el peor final. “Fue a la escuela y dijo que le contaría a la gente que era gay, porque él estaba orgulloso de sí”, contó su madre a la cadena de noticias Fox Denver.