Judith Streng se divirtió mucho durante sus vacaciones en Islandia, y no es para menos ya que terminó cual reina a la deriva en un trono de hielo, quizás a la espera de un rey vikingo, aunque sólo logró llamar la atención de un capitán de Florida.

Streng, que viajó con su hijo Rod, estaba en un paseo por la playa Diamante, en el lado externo de la laguna de Jökulsárlón, cuando de repente vio en la costa un trozo de hielo «con la forma de un lugar donde sería fácil sentarse», como explicó al sitio ABC News.

«De solo verlo podés darte cuenta de la forma que tiene y pensé que sería divertido», expresó la mujer. Pero fue posarse sobre el hielo que «la reina del iceberg», como la apodó su hijo en un chat familiar, casi termina a la deriva en el mar.

Según el relato de la mujer, una ola hizo tambalear el hielo y lo desprendió de la costa mientras ella sentía que podía «deslizarse» por el agua en su trono hasta que fue rescatada por un capitán de Florida, Estados Unidos, llamado Randy Lacount.

«Pensé que era algo seguro. Una chica había estado ahí arriba y después dos chicas al mismo tiempo, y estaba muy firme con ellas. Pero yo no peso mucho así que fue más fácil salir flotando conmigo, supongo», relató la mujer.