Los hechos ocurrieron en su casa de Illinois el 6 julio del año pasado, cuando la acusada, Anna Schroeder, tenía 15 años, según informó la revista People. Cuando la víctima, Peggy Schroeder llegó a su casa, le ordenó que se pusiera una toalla en la cara antes de dispararle.

Ahora, la menor será acusada por asesinato en primer grado, incendio provocado y la ocultación del crimen. Los fiscales fundamentan que Schroeder mantenía una relación con otra chica de 16 años, Rachel Helm, y según publicó el diario local Saulk Valley, tenía miedo de que madre no aprobara el noviazgo.

El detective del Condado de Whiteside David Molina, detalló que la acusada después del crimen llamó a su novia para confesárselo y le mandó una foto del cuerpo. Helm fue hasta la casa y ayudó a su pareja a ocultar el cuerpo y limpiar la escena.