La astronauta estadounidense Christina Koch regresó hoy a la Tierra tras batir el récord femenino de permanencia en el espacio al pasar casi un año a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Koch, de 41 años, completó una misión de 328 días en su primer vuelo al espacio, mientras que también protagonizó la primera caminata espacial integrada solo por mujeres.

Tras la llegada de la astronauta, la NASA expresó en su cuenta de la red social Twitter: «Los pulgares en alto y una gran sonrisa de Christina Koch! Su primer vuelo espacial se convirtió en una misión de 328 días con 5,248 orbitaciones a la Tierra, un viaje de 139,000 millas, apenas el equivalente de 291 viajes a la Luna ida y vuelta».

«¿Qué extrañaré? La exquisita belleza tanto del planeta Tierra como de esta maravilla que sus increíbles habitantes han creado», había publicado Koch poco antes de iniciar su viaje de regreso.

Al llegar, manifestó: «He olvidado cuánto pesan las cosas, cuánto esfuerzo se necesita para mover solo mis brazos y piernas en oposición a la gravedad. Anticipo que me sorprenderá lo pesadas que están las cosas en el suelo después de 328 días viviendo en microgravedad».

Sin embargo, la mujer norteamericana aseguró que «el peso no será el mayor problema», sino que «más impactante físicamente será el equilibrio».