Bianchi pensaba contar con en él para el Superclásico del sábado, pero el Diez abandonó la práctica con dolor en el quinto metatarsiano del pie izquierdo.

Juan Román Riquelme volvió a acaparar las miradas en la práctica de Boca. No porque hubiera novedades en las negociaciones entre el enganche y el club, en el cual seguiría por 18 meses más. Lo que ocurrió es que el ídolo del equipo que dirige Carlos Bianchi terminó la práctica con dolores en un pie y se convirtió en una duda para viajar a México y enfrentar a River el sábado.

Según el parte médico oficial del club, Riquelme padece un dolor en el quinto metatarsiano del pie izquierdo, el cual responde a una contractura de aponeurosis plantar lateral. Antes de esto se preveía que el número diez iba a ser titular en el estadio Azteca e incluso jugó en el equipo que Bianchi probó en la práctica en Casa Amarilla, pero ahora todo quedó en suspenso.

En el Superclásico, tras el cual el plantel comenzará sus vacaciones, Bianchi pensaba alinear a Emanuel Trípodi; Hernán Grana, Daniel Díaz, Juan Forlín y Emanuel Insúa; Andrés Cubas, Federico Bravo y Juan Sánchez Miño; Juan Román Riquelme; Claudio Riaño y Emmanuel Gigliotti.

Los que ya quedaron afuera del viaje al Distrito Federal: Juan Manuel Martínez (con un esguince en la rodilla derecha), Cristian Erbes (sufrió un desgarro), Pablo Ledesma (molestia en la zona lumbar) y Nicolás Colazo (fractura en el quinto dedo de la mano izquierda) tampoco disputarán el amistoso ante River.