El ministro de Desarrollo Social de San Luis, Federico Berardo, firmó este miércoles convenios con la escuela N°98 “Gobernador José Santos Ortiz” y la parroquia San Roque para instalar “comedores solidarios” en esas instituciones.

La iniciativa surgió en el marco del plan de lucha contra la pobreza que lanzó el gobierno y apunta a atender los sectores vulnerables, sobre todo niños, adolescentes, madres solteras y adultos mayores.

En las últimas dos semanas, la cartera logró acuerdos con las escuelas Nº 446 “Pueblo Puntano de la Independencia”, N° 312 “República de Chile”, Técnica N° 4 “Fray Luis Beltrán” y N° 51 “Faustino Segundo Mendoza”; las ENI N° 7 “Burbujitas” y N° 14 “Maestra Berta Rinaudi de García”, el Jardín “Sonrisas Coloridas” y el Salón “Eva Te Abraza”, además de los establecimientos que se sumaron este miércoles.

“Estamos muy felices por el acompañamiento que tenemos por parte de toda la sociedad sanluiseña”, dijo el ministro de Desarrollo Social, Federico Berardo, tras visitar las instituciones en las que firmó los acuerdos de colaboración y asistencia recíproca.

Clara Arrieta, directora de la Escuela N° 98, contó que la institución que dirige accedió al proyecto solidario porque “nos encontramos con situaciones de vulnerabilidad y buscamos atender las necesidades de los chicos. Es indispensable que cada uno de nuestros chiquitos tenga en su pancita el alimento diario y básico”.

También contó que desde que iniciaron las gestiones en la escuela, madres de los estudiantes comenzaron con la confección de individuales, manteles y delantales, con tela donada por una empresa textil de la zona.

El caso de la Parroquia San Roque es particular: la entidad eclesiástica ya brinda ayuda a los más necesitados con su comedor comunitario. Ante la iniciativa provincial, la Iglesia pidió colaboración al Gobierno para afianzar la comida de los sábados para niños, abuelos y madres solteras. “Es una ayuda muy necesaria para nosotros”, resaltó el sacerdote Alan Sosa, párroco de San Roque.

Mediante los convenios, el Gobierno provincial, a través del Ministerio de Desarrollo Social, dispondrá de brigadas de cocina con beneficiarios del Plan Solidario y entregará los ingredientes necesarios para la comida a cada institución adherida. Asimismo, los jóvenes del Programa Juventud asistirán para ayudar en las tareas necesarias del comedor y un profesional médico del Ministerio de Salud estará controlando la calidad nutricional de los alimentos.