Lo informó la NASA, que hizo un estudio exhaustivo de las plataformas de hielo antártico. El Larsen B

La advertencia llegó de parte de la NASA: la plataforma de hielo Larsen B, que en 2002 sufrió la desintegración de su barrera, desaparecerá completamente antes de que termine esta década.

El Larsen B es un gigantesco glaciar que tiene más de 10.000 años. Está ubicado en la península antártica, próximo a la base argentina Matienzo. En 2002 se produjo el quiebre que condenaría a muerte a este gigante de hielo: colapsaron casi 800 kilómetros cuadrados de hielos de un promedio de 230 metros de espesor, de los cuales apenas 30 metros emergían sobre el nivel del agua.

El equipo de la NASA liderado por Ala Khazendar presentó un informe en el que asegura que la plataforma de hielo se está fragmentando y presentando cada vez grietas más grandes.

“Aunque para los científicos es fascinante tener la oportunidad de ver desde la primera línea cómo la plataforma de hielo se vuelve inestable y se divide, es una mala noticia para nuestro planeta”, señaló Khazendar. “Esta plataforma de hielo ha existido como mínimo durante 10.000 años y pronto desaparecerá”.

Según explicó Khazendar, estas plataformas de hielo que se encuentran en la Antártida cumplen una función de “guardianes” de los glaciares más pequeños que fluyen desde el continente blanco hacia el óceano. Sin ellos, el hielo glacial entra más rápido al océano y acelera el ritmo de subida global del nivel del mar.

El equipo de Khazendar ha utilizado datos sobre elevaciones de la superficie de hielo y de las profundidades del lecho rocoso procedentes de aviones que participan en la Operación IceBridge de la NASA, una campaña de la NASA para analizar los glaciares de la Antártida, las plataformas de hielo y capas de hielo. Los datos sobre las velocidades de flujo vinieron de radares de apertura sintética en satélites espaciales que operan desde 1997.