‘Una mujer de Neuquén denunció públicamente a la concesionaria de Renault de donde retiró un Sandero 0km. que nunca pudo disfrutar porque el motor se rompió a las seis horas de llevarlo a su casa.

“Retiré un auto nuevo y en seis horas no se puede romper el motor”, sentenció Analía Pavia en declaraciones radiales.

El auto fue un regalo de Pavia para su hijo. La mujer lo retiró de la concesionaria, se lo entregó al hombre el domingo y el lunes el flamante dueño del vehículo quiso arrancarlo y se encontró con un motor que hacía ruido y despedía olor a quemado.

Pavia aseguró que su hijo llevó el auto de vuelta a la concesionaria Kumenia. “Le dijeron que tenía que dejar el auto para mandarlo a Buenos Aires y posiblemente en 70 días tendremos el motor reparado”, expresó la mujer.