Una mujer de 32 años despertó creyendo que tenía 15: todos sus recuerdos posteriores a esa edad habían desaparecido y ni si quiera se reconocía en el espejo. Por supuesto, tampoco recordaba a su hijo.

“Salté de la cama y me vi en el espejo. Mi cara había cambiado. Me veía pálida y supe que había envejecido”, le contó Naomi Jacobs a la BBC sobre el episodio que vivió en 2008. “Cuando hablé en voz alta por primera vez, mi voz sonaba muy diferente”, agregó.

“Todos mis sentidos, todas mis emociones eran las de una chica de 15 años. Y creía que era 1992”, reveló la mujer británica. Pero con la ayuda de su hermana y su mejor amiga reconstruyó lo que había ocurrido en esos 17 años, tanto a nivel personal como histórico.

Tras años después lograron dar con el diagnóstico: amnesia disociativa, un tipo muy raro de amnesia que se provoca por estrés severo.