La imagen del santo milagroso recorrió las calles del pueblo acompañado de un  gran número de promesantes. El Papa Francisco envió una bendición especial para la festividad patronal más importante de la provincia.

La procesión del Cristo de la Quebrada fue la actividad destacada en la tercera y última jornada de devoción en la Villa, que volvió a recibir una multitud de fieles dispuestos a renovar su fe y esperar hasta el próximo año para celebrar una nueva edición de la fiesta patronal más importante de la provincia.
Uno de los momentos destacados fue la bendición que hizo el Papa Francisco de la festividad, a través de una carta que fue leída completa para que la oyeran todos los creyentes que colmaron los alrededores de la capilla del pueblo, desde donde partió la caravana con la imagen del Santo Patrono.
La peregrinación estuvo presidida por el obispo de San Luis, Pedro Martínez, quien en su discurso destacó la necesidad de agradecer siempre y que “los jóvenes digan que no a las drogas y el alcohol”, a la vez que agradeció a los fieles –especialmente a los que llegaron desde otras provincias como Mendoza.
Uno de los momentos destacados fue cuando se conoció que el Papa Francisco bendijo a la festividad a través de una carta que llegó desde el Vaticano.
“El santo padre saluda cordialmente y especialmente a los devotos y peregrinos que participan de la tradicional fiesta del Cristo de la  Quebrada y se une a ellos espiritualmente en la invocación al Señor, para que fortalezca las raíces cristianas en esas tierras uniendo los sentimientos del corazón al compromiso constante de llevar una vida coherente con la fe que se procesa. Con estos deseos, su santidad, el Papa Francisco les ruega que recen por él y la Iglesia”, señala el escrito.
Además de los fieles y el obispo de San Luis, también acompañaron la caravana  autoridades del gobierno provincial y de distintos municipios, como así también legisladores provinciales y nacionales. Entre los más destacados estuvieron el gobernador, Claudio Poggi y el intendente de San Luis, Enrique Ponce, quienes concurrieron cada uno con sus respectivos equipos de gestión.
La caminata inició pasadas las  16 en la puerta de la capilla y luego de realizar un recorrido por las calles de la localidad, volvió media hora después al mismo lugar de partida, donde más tarde Martínez ofició una misa.