Más 40 de organizaciones de todo el país que trabajan con personas con distintas discapacidades se movilizan en rechazo a los recortes. Cerraron 72 centros y llevan más de 7 meses sin cobrar.

Cientos de personas se movilizaron al Congreso de la nación para rechazar el ajuste que el Gobierno aplicó a las organizaciones que trabajan con personas con discapacidad. Denuncian la falta de pago a las obras sociales que garantizan las coberturas asistenciales, el desfinanciamiento de los programas terapéuticos y el pago de sueldos de los transportistas.

Padres, familiares dijeron que el ajuste en discapacidad afectará principalmente “a las familias de bajos recursos, que no pueden costear los tratamientos de sus hijos”, como advirtió Lucas Blanco, integrantes del grupo Padres TEA (Trastorno del Espectro Autista), miembro de la Red Federal TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo).