Lily Mae Avant tenía 10 años y falleció una semana después de contraer una ameba «comecerebros». La menor había quedado internada en coma pero las estadísticas eran pocas alentadoras y murió días después.

La niña se bañó en el río Brazos y el lago Whitney a principio de mes en Texas. Fue en uno de estos dos lugares donde quedó infectada por la ameba Naegleria fowleri, conocida como la «ameba comecerebro», un parásito que como su nombre indica se alimenta del cerebro de sus víctimas.

La nena contrajo el parásito tras nadar en le río Brazos y el lago Whitney, en Texas
La nena contrajo el parásito tras nadar en le río Brazos y el lago Whitney, en Texas
Una semana después, comenzó a sufrir dolor de cabeza y fiebre y se le diagnosticó una meningoencefalitis amebiana primaria. Se trata de un organismo vivo unicelular que se encuentra comúnmente en agua dulce templada, como lagos y ríos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La salud de Lily se deterioró rápidamente y fue ingresada en un hospital local, luego transferida al hospital de niños Cook, en la localidad de Fort Worth, donde finalmente murió.

El caso provocó una fuerte conmoción en Estados Unidos. La familia de la menor dijo que Lily Mae se encontraba ahora «en los brazos de Jesús» y agradeció a todos los que les escribieron.

«Las palabras no alcanzan para expresar lo abrumadora que ha sido la semana pasada para nuestra familia. Su amor y apoyo nos ha inundado y nos sentimos increíblemente orgullosos por la cantidad de vidas que nuestra dulce y atrevida Lily Mae ha impactado», dijeron, según el medio local KWTX dijo la familia.

Naegleria Fowleri habita en cuerpos cálidos de agua dulce donde consume las bacterias del sedimento. La mayoría de los casos estudiados se han producido en los estados del sur de Estados Unidos, sobre todo en Texas y Florida.

Cuando se interrumpe el sedimento de un lago, la ameba se agita en el agua. En consecuencia, los nadadores están expuestos a la posibilidad de inhalar el parásito por la nariz, donde invade los nervios olfativos y migra hacia el cerebro. Es ahí donde causa una condición peligrosa llamada: meningoencefalitis amebiana primaria.