Europa está afectada por una nueva ola de calor: este jueves se registraron temperaturas récord superiores a los 40 grados en Bélgica, Alemania y los Países Bajos mientras que en París, Francia, se vivió el día más caluroso de la historia desde que se realizan mediciones.

Desde la Organización Meteorológica Mundial (OMM) informaron que es la segunda vez en menos de un mes que Europa sufre una ola de calor generalizada e intensa, con nuevos registros históricos de temperaturas máximas y mínimas.

Las altas temperaturas generaron interrupciones del transporte, problemas de infraestructura, y estrés que impacta en la salud del público. También se sintó el calor en el medio ambiente.

«Estas intensas y extensas olas de calor llevan la firma del cambio climático provocado por el hombre», señaló Johannes Cullmann, director del departamento de Clima y Agua de la OMM.

Cullmann se refirió a la ola de calor percibida en Europa en junio de este año como un antecedente de la actual.