Más de 120 personas murieron y al menos otras 250 resultaron heridas en la noche del miércoles por una potente tormenta de polvo y lluvia que barrió partes del norte y el oeste de India provocando el colapso de casas y derribando árboles, dijeron las autoridades el jueves.

La destrucción es especialmente grave en Agra, la ciudad del norte del país donde está el Taj Mahal. Cuarenta y tres personas fallecieron allí el miércoles, cuando las rachas de viento alcanzaron los 130 kilómetros (80 millas) por hora, dijo el comisionado de Emergencias del estado de Uttar Pradesh, Sanjay Kumar